No permita que los deportes de la estación de primavera traigan lesiones a sus niños

Tue 24 Feb, 2015 | Misceláneo by

Es esencial el equipo adecuado para proteger a los atletas durante sus juegos.

Bam! Kapow! Smack! Las palabras onomatopéyicas que se hicieron famosas como subtítulos de los dibujos animados durante las peleas de los villanos en las series viejas de Batman tienen un nuevo significado mientras ellas tienen lugar en los campos de deportes juveniles.

Las ligas de béisbol, fútbol, softbol regresan a los campos de deporte para los partidos de la estación primaveral y ello significa que habrá lesiones, probablemente para varones y mujeres quienes forman parte del equipo, sin importar cuanta experiencia tienen o no.

Béisbol y softbol pueden provocar la rotura de narices. Los goles del fútbol pueden provocar choques entre los niños. La inspección y el uso del equipo apropiado es esencial para prevenir accidentes que no se necesitan que sucedan. En el campo de deportes, todo lo que toma es el envío de la pelota en la dirección inesperada que usualmente envuelve al bateador o el que recibe la pelota.

De acuerdo a lo mencionado en el sitio electrónico de la compañía de seguro titulado  Usando el Equipo  Deportivo Adecuado dice: “Todos los bateadores deberían usar cascos y todos los que reciben la pelota deberían estar equipados con la máscara protectora de la cara, protectores de  pechos y pantorrillas. Los atletas masculinos también deberían usar la protección masculina. Este equipo debería ser usado durante todo el tiempo incluyendo durante el tiempo de práctica.”

Los padres que registran a sus hijos en las actividades deportivas deberían conocer los requerimientos del equipo y asegurarse que es usado. Por ejemplo,  los tapones de las zapatillas no deberían  ser de metal y los guantes deberían calzar ajustados. “Bajo ninguna circunstancia debería ser un niño permitido  participar en el partido si falta alguna parte del equipo obligatorio.”

El deporte popular de fútbol está asociado con una cantidad de lesiones como hematomas, cortes, dolores de cabezas y raspaduras. El entrenamiento adecuado, la correcta jugada, el calzado adecuado y la protección de las pantorrillas pueden llegar a disminuir las lesiones. Pero hay otros riesgos en los campos de deportes  que provienen por ejemplo de las 500 libras del peso del equipo que usa el goleador, los arcos de gol que pueden volcarse al pasar los jugadores junto a ellos y además los niños  gustan trepar el arco, si ellos se suben al mismo  el resultado puede ser fatal porque los arcos no están ajustados al suelo.

La Comisión Productos de Estados Unidos de Protección  al Consumidor (CPSC) tiene reportes de  36 muertes desde 1979, como resultado de caídas sobre el arco de gol. La Agencia publicó una alerta titulada “Los arcos de gol movibles pueden caer sobre los niños”. Tanto los arcos fabricados profesionalmente como los arcos fabricados en casa pueden estar envueltos en estos accidentes.

Los arcos movibles deberían ser clavados cuando están en uso, colocados en campos planos y sacados cuando no se usan, preferentemente con la red removida, CPSC dijo.

Aquí hay algunos consejos para los padres:

  • Conozca los riesgos de todos los deportes y analícelos.
  • Requiera que el entrenador tenga conocimiento sobre primeros auxilios.
  • Sea consciente cuánto tiempo su hijo dedica al  juego y a su práctica, no  permita el abuso de ellos.

El Centro Nacional de Seguridad de Deportes recomienda: “Requiera la seguridad en los campos deportivos, equipos,  arcos de gol clavados y teléfonos de emergencia.”

La razón por la abundancia de las precauciones es el punto inicial de las estadísticas que envuelven las lesiones de los deportistas jóvenes. Un total de 1.24 millones de niños terminaron en la sala de emergencia en 2013 porque bam, kapow o smack en el campo de deportes, de acuerdo  al estudio titulado “Cambiar la Cultura de los Deportes Juveniles”;  estudio realizado por la  Seguridad Mundial de los Niños en el año 2014.

Más de $5 billiones de dólares en veredictos y acuerdos.