Haciendo los Sueños Realidad – Jack the Bikeman

Thu 20 Dec, 2012 | Misceláneo by

Por el décimo año el Domingo Diciembre 16, 2012 a las 8:30 de la mañana Jack Hairston III, conocido cariñosamente como “Jack the Bike Man” (“Jack el Hombre de la Bicicleta”) abrió el gran portón de su depósito para recibir a una multitud de familias.  Se habían estado reuniendo allí desde antes del amanecer para tener la oportunidad de recibir una de las 1000 bicicletas para niños, nuevas o renovadas.  Las bicicletas de Jack para los niños les ha dado el regalo de la libertad que solo una bicicleta puede dar a tantos niños necesitados en nuestra comunidad.

Mientras nos acercábamos para ayudar a Jack a distribuir las bicicletas, los que eran nuevos en esta tradición trataban de encontrar sentido al caos de la gente reunida alrededor del casi anónimo depósito de Jack en West Palm Beach.  Las familias con sus hijos pequeños obedientemente se formaron en una línea y recibieron un boleto numerado que sería intercambiado por una bicicleta.  De hecho, algunas familias recibieron  como seis boletos!  Los padres u otros hermanos apretaban firmemente el boleto en sus manos, algunos durante un par de horas, hasta que llegaban al frente de la línea.  Allí se encontraban con voluntarios que les ponían un casco protector, obligatorio para los niños en Florida.  Una vez que tenían puesto el casco pasaban a la línea siguiente donde eran recibidos por Santa y se les tomaba una fotografía.  Después otros voluntarios los ayudaban a encontrar la bicicleta apropiada.  Este proceso se ponía a veces dificultoso porque era sólo un caos controlado, con los voluntarios pasando bicicletas por sobre las cabezas de las familias que esperaban ansiosamente este momento.  Finalmente, el momento de la verdad, cuando una sonrisa radiante aparecía en la cara de un niño o niña al sentarse en su nueva bicicleta.  Ese día Jack y sus voluntarios experimentarían al menos 750 de estos momentos mágicos, uno por cada bicicleta donada. 

Cuando reflexionábamos al final del día, todos experimentamos el verdadero sentido de dar – haciendo un impacto directo en nuestra comunidad en favor de los menos afortunados.  En un mundo donde sabemos muy bien como la tragedia y la tristeza pueden golpear sin advertencia, Jack quito la tristeza y nos dio a todos una nueva perspectiva de lo que es realmente importante

Más de $5 mil millones en veredictos Y acuerdos.