CDC dice que 6 de cada 1000 bebés recién nacidos sufren de adicción a las drogas

Las madres adictas a las drogas, pasando sus efectos enormes a sus niños, se han incrementado en una escala tan importante que el Centro de Control de Enfermedad y Prevención le ha dado el nombre de: síndrome de abstinencia neonatal.

El síndrome de abstinencia neonatal o NAS, se ha elevado a un 300% en 28 estados, de acuerdo a CDC. Esa figura se elevará cuando los estados restantes agreguen sus estadísticas, significando que, 6 de cada 1.000 bebés nacidos en los Estados Unidos con dicha condición podrían, cercanamente, duplicarse.

Un extracto del reporte de CDC titulado: “Incidencia del Síndrome de Abstinencia Neonatal – 28 estados, 1999 – 2013” establece a continuación:

“Los resultados en este reporte están sujetos, por lo menos, a cuatro limitaciones. Primero: La Información del Estado del Paciente Interno incluye información administrativa identificada, contando los casos de NAS que están basados en la información reunida durante la hospitalización. En este análisis, los casos originados, solamente, en el hospital, son contados. Casos identificados como transferidos de un hospital a otro no son contados, para minimizar la posible duplicación de los casos que crean una cantidad mayor de infantes con NAS, quienes necesitarían un nivel de cuidado, más elevado. Sin embargo, estos promedios son, probablemente, de baja estimación, cuando la información administrativa del hospital identifica menos casos de NAS que casos clínicos reportados. Segundo: Estos estimados no son generalizables a los nacimientos ocurridos fuera del hospital. Sin embargo, los nacimientos fuera del hospital representaron, solamente, el 1.5% de nacimientos, en 2014. Tercero: Aunque, los cambios anuales, estadísticamente, son importantes en la incidencia de los promedios que fueron observados, estos cambios no representarían los incrementos importantes en el número de infantes afectados, actualmente, dependiendo de la población de nacimientos en cada estado. Finalmente, la información no es generalizable a todo los Estados Unidos, sino solamente, a los 28 estados incluidos en el reporte.”

Las mayorías de las noticias son malas. Pero: ¿Podría existir la chance de que no sea tan mala como podría ser?

En un artículo de NPR titulado: “Una Crisis con el Escaneo de la Información. El Estado se Dirige a Contar los Bebés Dependientes de las Drogas”: “¿Cómo arreglar un problema si usted no conoce el tamaño del mismo? Nosotros no sabemos cuál es el número de residentes jóvenes que han nacido dependientes de esas drogas, incluyendo en algunos estados que, cada año, han sido golpeados con más muertes por la crisis de los opioides. Nosotros nos basamos en estimados.”

Pennsylvania es un ejemplo. Desde 2013 a 2014, cerca de 3.700 bebés nacidos de pacientes en Medicaid tuvieron NAS, más de 30 bebés murieron antes que ellos llegaran a su primer cumpleaños. Es valioso notar que la estadía del bebé en la unidad ICU, antes de vencer los síntomas de NAS, puede durar hasta un mes costando un mínimo de $10.000 dólares sin contar el costo de las citas de atención médica posteriores.

En el artículo de NPR se puede leer: “Los pediatras dicen que, si las agencias obtienen la información real del momento, los bebés obtendrán, probablemente, mejor cuidado; en lugar de esconder las raíces de la epidemia, la epidemia puede ser identificada y tratada. Los oficiales de salud necesitan la información básica para tomar buenas decisiones. ¿Cuáles son los infantes afectados? ¿Cuántos? ¿Dónde? ¿Por qué?

Las raíces escondidas de la epidemia crecieron por la avaricia de la industria farmacéutica. “Las Grandes Compañías Farmacéuticas” dieron la información incorrecta a los proveedores de salud y al público en general, acerca de las propiedades adictivas que tenían sus productos contra el dolor.  Las prescripciones de opioides han llegado a ser píldoras al paso para aquellos que sufren lesiones de espalda, reemplazo de rodillas, lesiones de accidentes automovilísticos o cualquier otra causa de molestia debilitante.

U.S. News & World Report en su artículo titulado: “La Epidemia de Opioides en América Está Dañando a los Bebés Cada Vez Más” expone: “El reporte llega mientras la nación se está aferrando a una epidemia masiva de opioides ligadas al uso de las medicinas como las prescripciones de oxicodona e hidrocodona y también, con el uso ilegal de los narcóticos, heroína”. “Las mujeres que usan estas drogas, altamente adictivas, durante el embarazo pueden pasarlas al feto en desarrollo, haciéndolos dependientes de las mismas.”

Los síntomas de NAS impactan el sistema nervioso, incluyendo dificultades para la alimentación, mal funcionamiento gastrointestinal, convulsiones, sudor, temblores, vómitos, ataques de gritos y llantos.

Barry Staubus, abogado general del distrito por el Condado Sullivan en Tennessee dijo a NBC News en un artículo titulado: “Nacido Adicto: El Número de Bebés Adictos a los Opioides se Está Elevando”: “Cuando usted ve a esos bebés gritando, usted los ve arañando, usted los ve temblando, el problema se hace real.” “No es un problema abstracto político. No es una demanda judicial. Es un Bebé que nunca tuvo una oportunidad.”

 Al este de Tennessee, los abogados generales del distrito presentan demandas judiciales, ocho, contra los fabricantes y distribuidores de la droga en el área alrededor del Condado Sullivan; un área que se ve la instancia de NAS; 50 de cada 1.000 bebés están afectados.

“Actualmente, Tennessee es el único estado en el país que iguala el abuso de la droga durante el embarazo como asalto agravado, punitivo con una sentencia de 15 años de prisión. Los otros 18 estados lo consideran abuso a los niños y otros 3 dicen que es terreno para compromiso civil. Cuatro estados requieren la realización de test de drogas a las madres y 18 requieren que los profesionales de la salud reporten cuando se sospecha abuso de la droga. Hay también, 19 estados que han creado un fondo para establecer los programas de tratamiento de la droga para mujeres embarazadas.”

La agencia atribuye las estadísticas al Instituto Guttmacher, el cual expone en su reporte, que el problema de abuso de la substancia por mujeres embarazadas ha sido debatido desde 1980.

De acuerdo al reporte: “Los fiscales han atentado a confiar en la base de leyes criminales, ya en los libros, para atacar el uso prenatal de la substancia.” “La Corte Suprema en Alabama y Carolina del Sur ha sostenido convicciones estableciendo que el uso de la substancia en una mujer embarazada constituye un abuso criminal al bebé. Mientras, varios estados han expandidos su seguro de bienestar civil al niño, pidiendo de incluir el abuso prenatal de la sustancia, por lo tanto, la exposición prenatal de la substancia puede proveer razón para terminar los derechos paternales por abuso o negligencia al niño