Hurricane Damage

Desastre del huracán.

Todos nosotros estamos cansados de escuchar acerca del huracán Irma, pero me temo que es sólo el comienzo.

Yo trabajé para una compañía de seguros, ajustando una variedad de demandas, por más de 16 años, atendiendo miles de demandas de daño de propiedad.

Luego, dejé la industria del seguro porque no podía firmar por la idea “Es, sólo, un negocio”, cuando se está negociando con la pérdida de vidas y propiedades.

Yo tenía jefes buenos en la industria del seguro. Personas con una mente justa, quienes pensaron que nosotros deberíamos negociar con justicia para los clientes asegurados.  Esas personas en la industria son raras y no muy a menudo llegan a tener “éxito”.

El hecho es que el seguro es un negocio y es ganancia. Las compañías de seguro no son nuestros amigos, ellos están buscando sus mejores intereses. Ello es comprensible, pero no juegan al nivel del campo de los clientes confiados.

Por lo tanto, no me sorprendió leer en el Daily Business Review que:

            “Las compañías de seguros están aconsejando a sus clientes de no contratar abogados o ajustadores públicos, una acción que no está permitida legalmente. Nancy Domínguez, director manager de la Asociación de Ajustadores Públicos de Seguros en Florida expresó:  Las compañías de seguros no se suponen de orientar a las personas de no contratar un ajustador público o un abogado.”

            “Sin embargo, los clientes asegurados son informados que haciendo ello, atrasaría sus demandas o que los abogados y ajustadores agarran su dinero.”

Cuando las compañías de seguros confrontan pérdidas importantes, TODO es acerca de negocios. Los ajustadores, quienes se encuentran con los propietarios de casas y negocios comerciales no están representando a los dueños; ellos están representando a las compañías de seguros.

Usted puede estar seguro que el ajustador no estará orientado por cuán justo ellos son con el dueño de la propiedad o cuánto los propietarios podrán ser compensados sino, cuán rápido ellos pueden cerrar las demandas, cuánto dinero ellos ahorran a la compañía de seguros y cuántas demandas pueden atender en un determinado período de tiempo estipulado.

Algunas veces usted puede tener un ajustador bueno con experiencia quién, entiende la manera profesional de atender una demanda y la obligación de buena fe que la compañía debe al asegurado. Hay muchos allí, pero hay también, particularmente, después de una catástrofe ajustadores asignados que no son competentes en la forma de atender las demandas y especialmente en situaciones de daños importantes.

Anteriormente, además de ser un ajustador, yo era constructor. Por lo tanto, cuando yo estaba ajustando el daño de una demanda de un edificio yo tenía, ambos, un entendimiento firme del daño y el método de reparación. Pero yo no era un ingeniero. El inconveniente del daño causado por la inestabilidad o falla del edificio, lo dejaba para los ingenieros calificados. Yo, tampoco, era experto en remediación de moho en los edificios, integridad de las paredes o remoción de un árbol. Yo observaba a los expertos en sus áreas de especialidad.

Generalmente, las compañías de seguros no quieren gastar dinero en ingenieros, remediación de moho u otros expertos para determinar un daño. Algunas veces, ellos no sugieren esos tipos de expertos y muy raramente, ellos los emplean en sus compañías.

Los daños inducidos por el viento del huracán Irma fueron extensivos y únicos para reparación. Obviamente, habrá daños en la estructura, pero lo más difícil para ver los daños son ésos que requieren suficiente conocimiento para “predecir” qué sucederá a través de lo aceptado por los métodos científicos como desviación excesiva de los travesaños, lista de las paredes de soporte de la estructura y degradación de la integridad de una columna de soporte.

Además, en muchas áreas habrá un factor complicado que será la diferenciación entre daños inducidos por el viento versus daños inducidos por la inundación. Muchas estructuras sufren la pérdida de la integridad del techo por la intrusión del agua, cortes de electricidad y onda de intrusión.  Nosotros hemos visto muchas batallas costosas y extensivas con las compañías de seguros acerca si el daño provino por el viento o la inundación para determinar quién es el responsable de ese daño. Esas luchas deberían ser confinadas a las compañías de seguros, pero ellas resultan en atrasos importantes y pérdidas para los propietarios.

¿Deberían las compañías de seguros no motivar al dueño de una propiedad de buscar la representación de expertos en una situación compleja de daños? Ellos no deberían hacerlo y a pesar que hay un estatuto que lo prohíbe, lo hacen igualmente.

SI usted necesita ayuda no dude de buscar ayuda profesional para proveer un campo de juego justo.