Skip to Content

¿Cuál fue la batalla más difícil luchada en favor de los clientes?

Fri 24 Feb, 2017 | Misceláneas by

Guerreros legales

Alguien me preguntó cuáles fueron los casos que presentaban más desafíos en los cuales yo había trabajado tales como, drogas y dispositivos médicos litigados en los pasados 23 años: – Fue la litigación de Vioxx. 

Cuando la droga fue introducida en el mercado por Merck en 1999, yo tenía la preocupación que llegaría a convertirse en casos de agravios en series, en el futuro. La droga tenía todas las características que reúnen, a menudo, las demandas de drogas peligrosas:

  • Era usada para tratar una condición crónica sin peligro de vida
  • El fabricante usaba una publicidad agresiva dirigida, directamente, al consumidor
  • Era una oportunidad de mercado de billones de dólares
  • Los estudios pre-clínicos conducidos fueron limitados.

Mi primer cliente fue una persona retirada en buenas condiciones físicas; un atleta profesional quién, sufrió un ataque de corazón al final de sus 40 años de edad, después de ingerir Vioxx por un corto tiempo, en el año 2001. Su único riesgo de tener un ataque cardíaco masivo fue tomar la droga Vioxx, una medicina para artritis con un mecanismo único, más seguro para el estómago, que el uso tradicional de NSAIDS, pero creó un riesgo elevado de eventos cardíacos debido a la inhibición de Cox2.  En los meses siguientes de presentar la demanda, fui contactada por cientos de adicionales pacientes quienes sufrieron, tristemente, ataques cardíacos mientras tomaban Vioxx.

Desde el año 2001 hasta los comienzos de 2004, la litigación representó un desafío excepcional porque la droga estaba en el mercado, todavía y los doctores amaban la droga y la recetaban. Yo trabajé con abogados alrededor del país empujando por la investigación de la documentación confidencial de Merck, la cual mostró, finalmente, que los fabricantes de Vioxx conocían los riesgos de la droga, antes de ser aprobada para su venta, pero publicitada a millones de pacientes sin la advertencia adecuada relacionada con los riesgos cardíacos y seguridad en las pruebas.

Con anterioridad, el demandado prometió no llegar a un acuerdo con los casos de Vioxx y declaró que obligaría a cada paciente ir a juicio aun si tomaba muchas décadas. Merck afirmó que no había hecho nada equivocado relacionado con el desarrollo y venta de Vioxx. Muchos juicios ocurrieron con resultados mixtos para los demandantes y demandados incurriendo tremendos costos para las partes y el sistema judicial. Por supuesto, el costo final, era: pacientes lesionados y muertos por el uso de Vioxx.

En septiembre 2004, con el esfuerzo de la litigación, Vioxx fue llamado a retiro por el incremento de los eventos adversos en casos cardíacos. Aun, antes del llamado a retiro, la litigación continuó y Merck afirmaba que la droga era, perfectamente, segura y que no tenían responsabilidad legal por los pacientes lesionados o muertos por las lesiones provocadas por la ingestión de Vioxx .

Desde 2004 al 2007, Merck continuó litigando agresivamente, en las cortes estatales y federales  y entró, finalmente, disgustada, a un acuerdo por $4.85 billones de dólares.

La litigación luchada con frentes múltiples representó un consumo de tiempo y desafío, pero proveyó la oportunidad a los pacientes y a sus abogados de efectuar un cambio positivo; forzando a sacar del mercado una droga mala y presentado una batalla fuerte a los demandados con el objeto de compensar a esos que habían sufrido daños por su droga defectuosa.

Más de $5 billiones de dólares en veredictos y acuerdos.

Scroll to Top