Asegúrese que los niños llegan a la escuela a salvo enseñándoles bien

Tue 22 Sep, 2015 | Accidentes Automovilisticos by

El regreso al tiempo escolar marca la culminación de otro verano. El entusiasmo de un otoño cercano con los estudiantes pedaleando, andando en su tablas y caminando en la vía de su primer período, ello trae, también, la responsabilidad de los motoristas de tomar precauciones extras en a ambos lados de la ruta, antes que el timbre suena a la mañana y más tarde a la mitad del día.

Las vías para bicicletas, la parada del ómnibus, los cruces, intersecciones y la zona escolar crean riesgos de seguridad para los niños, especialmente para aquellos menores de 10 años. Los motoristas tienen la obligación personal de mantener sus ojos y oídos atentos a los niños y niñas que se aparecen en la calle, entrando o saliendo de los automóviles o esperando en las líneas de transportación.

Según la “Fundación Dori Slosberg”, más niños son lesionados por vehículos en la zona escolar y alrededor de la misma más que en otra locación. Los vehículos estacionados y en movimiento lento presentan peligros porque los estudiantes pasan a través de ellos, por atrás y por el frente. Un niño puede desaparecer, fácilmente, en la sombra de una camioneta o un vehículo utilitario pudiendo llegar a tener consecuencias mortales.

En el sitio electrónico “Dori Saves Lives” recuerda a todos los conductores disminuir la velocidad y compartir la ruta.

Compartir la ruta se refiere, no solamente, a los peatones jóvenes pero a los ómnibus grandes, también. Pasar un ómnibus escolar que deja o recoge los niños es ilegal en todos los 50 estados.  Cuando ello ocurre, se llama violación del brazo de detención.

La Administración Nacional de Seguridad  de Transportación dice: “Reducir los incidentes ilegales que ocurren pasando un ómnibus escolar detenido es más fácil decirlo que hacerlo”. La solución de este problema complejo requiere la participación y cooperación de muchos grupos (motoristas, conductor del ómnibus escolar, policías, fiscales y oficiales judiciales locales).

Los motoristas deben respetar los carteles en las zonas escolares,  muchas de ellos colocados para  la fecha  que la ley se hizo efectiva y conducir a 25 millas por hora o más lento, cuando la luz amarilla es intermitentes.

  • En el lado preventivo, los padres están alentados en educar sus pequeños acerca de permanecer a salvo cuando viajan hacia la escuela o desde la misma. Comenzar con lo básico, tal como cruzar la calle apropiadamente. A continuación algunos puntos que pueden asegurar que todos lleguen vivos:
  • Mire a ambos lados de la calle antes de cruzar. Una luz verde, no necesariamente significa seguridad para proceder a cruzar. Los niños necesitan aprender cuidarse de los vehículos en todo tiempo.
  •  Dependiendo en el tiempo del año y la locación geográfica, yendo a la mañana a la escuela puede significar que lo hacen en la oscuridad. Si el sol no se ha levantado, todavía, los padres deberían vestir a sus hijos con ropa reflectante para mejorar la visibilidad y proveerles una linterna.

Explique el por qué tomando cortadas o cruzando por el parque para llegar a la escuela no es seguro, aun, cuando hace la diferencia de llegar a tiempo a la escuela en lugar de tarde. Los niños deberían permanecer en las veredas y esperar que la persona encargada de hacer cruzar los niños a la escuela, los dirija a hacerlo con seguridad.

 De acuerdo a la Compañía de Seguro Allstate expone:” Con la supervisión adecuada y la habilidad consciente del tráfico, la mayoría de los niños aprenden como caminar a la escuela  y desde la misma sin mucha dificultad. Por lo tanto agreguen la seguridad para los peatones en la lista de habilidades que su niños deberían dominar mientras ellos regresan a la escuela este año.”

Más de $5 mil millones en veredictos Y acuerdos.