La moderna versión de la olla a presión data de la Centuria 17º; fue inventada por el físico, Denis Papin, quien trabajó con el poder del vapor, “vapor digestivo”, el agua a punto d hervir incrementa su vapor, resultando en un cocinado más rápido. La historia de este producto continúa a través de la Segunda Guerra Mundial, el cual ayudó a alimentar a las tropas. Después de la guerra, los accesorios salieron de las factorías a los hogares de Estados Unidos. Fueron usadas, inmensamente, cuando las comidas vegetarianas llegaron a ser populares.

Hoy el dispositivo se vende en negocios tales como Beth Bath & Beyond, Best Buy, Macy’s, Sur La Table, Williams Sonoma y en la red electrónica. Algunas tienen la tecnología Bluetooth y son dispositivos inteligentes que pueden ser controladas remotamente, Sus precios están en el promedio de $100 y $300 dólares, dependiendo de las campanas y silbatos. Ellas, no solo, están disponibles y no son costosas, sino también, ellas son eficientes para las familias durante la hora de la cena – éso es hasta que ellas explotan en la cocina.

Por lo menos seis marcas de ollas a presión que han lesionado a los consumidores han sido sacadas del mercado. De acuerdo, a la Comisión de Seguridad de Producto del Consumidor de Estados Unidos, esas marcas son Fast Slow Cooker de Breville, Instant Pot de Double Insight, Smart Series de Manttra, Ultrex de Fagor por HSN, PC501 de Welbit vendidas en QVC y Rochedo de Alcan Aluminio Do Brasil.

A continuación, lo que la comisión tiene que decir acerca de cada una de ellas

THE FAST SLOW COOKER de Breville, sacada del mercado el 22 de diciembre, del 2015

“El sello de la cerradura puede haber sido insertado boca abajo en la tapa, el cual puede permitir el escape, inesperado, de la presión formada adentro del dispositivo. Esto expone un peligro de quemaduras al usuario cercano. Breville USA ha recibido cinco reportes de vapor o contenido caliente escapado de la olla a presión, resultando en cinco reportes de quemaduras, incluyendo de segundo grado en las manos brazos y estómago.”

INSTANT POT por Double Insight, sacada del mercado el 15 de julio, del 2015

“El tubo térmico en la base puede conducir electricidad, a través de la olla, presentando un riesgo de un shock eléctrico. La firma ha recibido reportes de tres consumidores siendo electrocutados mientras usaban la olla.”

SMART SERIES INTELIGENTES de Manttra, sacada del mercado el 21 de diciembre, del 2007

Si las ollas a presión no están cerradas, apropiadamente, la tapa puede abrirse y permitir escapar el contenido caliente. Esto presenta un riesgo de quemaduras a los consumidores. Manttra ha recibido dos reportes del escape del contenido caliente de las ollas a presión, resultando en lesiones menores.

ULTREX de Fagor por HSN, sacada del mercado el 30 de noviembre, del 2006

“La tapa de la olla a presión puede abrirse mientras el contenido está bajo presión, permitiendo que el contenido caliente se escape, causando lesiones a los cocineros. HSN ha recibido dos reportes de lesiones, las cuales envuelven quemaduras de segundo y tercer grado en los antebrazos y una lesión de quemadura no especificada.

PC501 de Welbit para QVC, sacada del mercado el 14 de junio, del 2006

“La tapa de estas ollas a presión pueden abrirse, prematuramente, mientras el contenido está bajo presión y el contenido caliente puede escaparse presentando peligro de quemadura. QVC no ha conocido los reportes de los incidentes del consumidor o las lesiones relacionadas con el producto. QVC, está implementando, voluntariamente, el retiro del mercado del producto, basado en 43 reportes de incidentes por fallas, incluyendo 37 reportes de lesiones de quemaduras, hecho dado a conocer por un vendedor que vendió la olla a presión, modelo electrónico Welbit. El grado de quemaduras son varias, incluyen quemaduras de tercer y cuarto grado.

ROCHEDO de Alcan Aluminio Do Brasil, sacada del mercado el 1º de diciembre, del 1983

“La Comisión de Seguridad del Producto del Consumidor en cooperación con Alcan Aluminio Do Brasil…anunció que las 300.000 ollas a presión distribuidas, aproximadamente, en Estados Unidos y Puerto Rico entre 1977 y 1983 fueron retiradas del mercado. Aproximadamente, 240.000 ollas a presión fueron vendidas en Puerto Rico y el resto distribuidas en Estados Unidos, primeramente, en las áreas de idioma español de Nueva York, Newark, Nueva Jersey, Tampa y Miami, Florida. Las ollas a presión fueron sacadas del mercado por la falla del sello, el cual permite que las ollas se abran mientras contienen presión. El continuo uso de las ollas a presión podría resultar en lesiones físicas para los usuarios. Alcan sabe de los incidentes que envuelven a esta olla a presión y que resultaron en distintos tipos de lesiones de piel.

Una séptima olla a presión ha sido agregada a la información de la comisión, pero todavía no ha sido sacada del merado. Ella es Power Pressure Cooker XL de Tristar Productos. ¿Por qué está, todavía en venta cuando se han reportado más de una docena de quejas? Searcy Denney Scarola Barnhart & Shipley han tomado casos buscando justicia para sus clientes y seguridad para el púbico e general.

Abogada Andrea Lewis expone en su blog titulado: “Ollas a Presión Peligrosas Causan Lesiones Serias”: “Aun, en vista de todas las quejas que los clientes han hecho, Tristar, todavía, no sacado del mercado la olla a presión. Tristar sabe acerca de las lesiones de los accesorios cuando están explotando y las lesiones que han causado, pero, la compañía continúa vendiendo el producto peligroso en los negocios en toda la nación.”