Autonomous Automobiles

Cada día, más automóviles autónomos se están desplazando por las carreteras de Estados Unidos y vías adyacentes.

Una vez estos sueños fantasmagóricos, como la tecnología ha hecho su historia, los vehículos sin conductores y con mentes programadas, por sí mismos, han llegado.

La idea que las máquinas empiezan aprender a pensar es excitante y a la vez preocupante. La ingeniería ha llegado a su pináculo. A la vez, ha logrado traer con ello serios temas de seguridad.

Cathy Chase de los Defensores de la Seguridad de las Carreteras y los Automóviles expresa: “Nosotros pensamos que antes que los automóviles autónomos fueran puestos en las rutas, ellos deberían ser requeridos pasar una evaluación de seguridad de funcionamiento” en su artículo titulado “Defensores de la Seguridad quieren que el Congreso vaya despacio con los Automóviles Autónomos” en la publicación Automotives News.

El Congreso está considerando una legislación que abriría las puertas a los automóviles autónomos. Una ley propuesta permitiría a los fabricantes lanzar a las rutas 100.000 vehículos a las calles públicas sin haber reunidos los estándares que los fabricantes reúnen para los automóviles tradicionales, camiones y vehículos utilitarios. Además, no permitiría a los estados de pasar leyes que bloquearían a los automóviles autónomos. Los que soportan el hecho dicen que la habilidad de continuar y probar la tecnología en tiempo real, es hacerlo en las rutas.  Ellas son la llave para perfeccionar la seguridad del automóvil.

 

En el año 2016, la Administración de Seguridad de Tráfico en las Carreteras dio a conocer una serie de guías federales para los automóviles autónomos que incluye cómo ellos deberían responder a ciertas condiciones de tráfico. Es allí donde las cosas llegan a ser dificultosas.  ¿Cómo una computadora debería ser programada para que tomara una decisión, en mitad de un segundo, que podría llegar a salvar una vida? Tal decisión ética es conocida en el mundo filosófico como: Dilema del Trolebús. El escenario pone al conductor de un tranvía en una situación en la cual cinco personas están trabajando en las vías del tranvía que está moviéndose a lo largo, mientras un trabajador está trabajando en la vía adyacente. Si el conductor maniobra para salvar los cinco, mata a uno en la vía adyacente.

Alan Morrison, profesor de la Universidad de George Washington agregó en su artículo: ¨Si hay algún futuro para los automóviles sin conductores en Estados Unidos el Congreso y NHTSA no pueden permanecer sentados al costado oponiéndose a todas las nuevas leyes federales, ni tampoco NHTSA debería implementar, solamente, una guía voluntaria.”

¿Puede una máquina hacer esa clase de decisiones? En caso que las haga: ¿Podríamos vivir con esa decisión?

Es extraño pensar acerca de esto, pero estas son algunas de las situaciones que van a suceder en alguna forma con la computadora programada por seres humanos para decir a la computadora qué es lo que debe hacer bajo situaciones como esa. Estas son las consideraciones éticas, difíciles que los fabricantes tienen que considerar, mientras la tecnología continúa su camino de desarrollo.