El huracán Irma hizo destrozos en Florida desde que tocó las Keys hasta que empujó su camino a la costa oeste, levantando árboles, destruyendo vecindarios y tomando vidas.

Los dueños de propiedades son afortunados que sus techos y pisos pueden ser reparados, más fácilmente. El proceso comienza presentando una demanda a la compañía de seguro. Las demandas pueden ser confusas y complejas pero el Estatuto Federal trabaja a beneficio de los asegurados. El Estatuto de Derechos de las Demandas de los Propietarios, establecido en el Estatuto de Florida 627.7142 enumera, esencialmente, los derechos que tienen los propietarios al presentar una demanda.

            “Los Aseguradores entregando pólizas de propiedades residenciales deben proveer el Estatuto de Derechos al asegurado dentro de 14 días después de recibir la comunicación con respecto a las demandas, excepto si la demanda está sujeta a una declaración estatal de emergencia por el Gobernador. El estado establece “La falla por parte del asegurador de proveer el Estatuto de Derechos al propietario está sujeto a la aplicación administrativa de la Oficina de Regulaciones del Segur…”

Algunas compañías de seguros desaniman, hábilmente, a los propietarios que contraten un abogado para averiguar sobre sus derechos en la póliza de seguro. No solamente ello es inescrupuloso, sino también, es ilegal. ¿Requerirá que cada propietario tenga la asistencia de un abogado u otro profesional para perseguir y ser compensado apropiadamente, por su demanda? No, por hecho la mayoría de los dueños de propiedades llegan a un acuerdo, satisfactorio, a sus demandas.  Nosotros sugerimos a los propietarios encontrar un constructor licenciado, bien respetado y cualificado para asistirlos en determinar los daños.

Más a menudo, los dueños de propiedades comerciales enfrentan la presentación de demandas más complejas y costosas. Además, la presión de estar sin negocio o sufriendo una reducción en sus ganancias, debido a los daños de la propiedad, colocan a los propietarios en desventajas serias. Aunque son comerciantes hábiles, son los asegurados quienes terminan recibiendo ofrecimientos de cifras redondeadas y cayéndose en un abismo.

Mi firma de abogados Searcy Denney Scarola Barnhart & Shipley cree que puede ayudar y dar más valor al proceso de recuperación de las demandas para muchos propietarios de comercios. La firma incluye expertos como: Gauthier Houghtaling, una firma legal en Metairie, LA.; la cual ha colectado más de 300 millones de dólares en recuperaciones relacionadas con huracanes y ha negociado con desastres en todo el país, incluyendo las tormentas Katrina, Sandy y otras.

¿Por qué nosotros creemos que lo podemos asistir, en cierta forma, dando más valor a la recuperación con nuestra representación?

A menudo, después de una tormenta los edificios comerciales habrán sufrido daños estructurales que las compañías de seguros pueden perder u omitir. Por ejemplo: Una pared de vidrio es enormemente costosa y puede llegar a costar millones de dólares.  La compañía pagará, superficialmente, el vidrio, pero no admite el hecho de que la pérdida de la pared de vidrio ha comprometido la integridad de la estructura. Los establecimientos, con diferentes locaciones en Florida, deben negociar con sus compañías de seguros en la base de edificio por edificio; solamente, para encontrarse que las compañías pueden tratar de reducir los costos. Más allá, es lo que las compañías hacen, usualmente. Esta es una catástrofe que afecta extensivamente. Las compañías de seguros ahorran los pagos, donde ellos pueden, dando el trabajo a los ajustadores. La póliza de seguro no representa una seguridad para el dueño de una propiedad que la compañía actuará para el mejor interés del asegurado.

Por el lado de la ingeniera, estos casos comerciales son particularmente, complejos. La investigación que se necesita para descubrir los daños reales de un edificio es costosa y complicada y a menudo las compañías de seguros no la consideran su responsabilidad, excepto, si el asegurado presiona una demanda. Aun entonces, las compañías de seguros, a menudo, la rechazan hasta que ellos son empujados para hacer lo correcto.

Los argumentos de mitigación de daños comunes que el asegurado afirma que compromete la integridad de la estructura son daños causados por los defectos de diseño, de uso y desgaste, pérdida de agua y movimiento de tierra. El resultado es la pérdida de la capacidad de soporte del peso; el concreto, hierro e integridad de la estructura están presionados y su fuerza y resistencia han sido quebrantadas.

Cuando se asignan los daños de los costos de reemplazos es otra batalla. Algunas pólizas comerciales de seguros de edificios están escritas de tal manera que no cubren los costos de reemplazo. En otras palabras, ellos cubren el valor actual al contado.  Valor actual al contado es el costo de reemplazo para los estándares actuales, menos la depreciación, para llegar a lo más bajo. Pero, qué sucede cuando el ajustador agrega toneladas de depreciación basadas en la edad de edificio. Ello no es justo porque los años del edificio no es el único factor para obtener el valor actual al contado.

Las exclusiones del código de construcción en algunas pólizas están establecidas de tal forma que el asegurador no pagará por las reparaciones para satisfacer el nuevo código de construcción. Estas situaciones pueden abrir distintas interpretaciones y pueden requerir expertos para asistir en acordar estos tipos de argumentos. Se ha informado al dueño del edificio sobre el costo del seguro del viejo sistema, pero no el costo de la reparación de daño que satisfaga el nuevo código de costos. La diferencia puede llegar a ser una suma considerable.

Todos compran un seguro por una razón. Los pagos no son lindos, pero aun ello, los propietarios los pagan por una razón. La razón ha llegado y las compañías de seguros deberían cumplir su promesa.